Suelos y moquetas

| | , ,

El suelo es una de las zonas más amplias de una habitación, de modo que si puedes agrandarlo visualmente crearás inmediatamente una sensación de mayor espacio.

Evita los colores muy fuertes y los dibujos muy marcados, y no fracciones el plano del suelo con diferentes tratamientos. Decora las pa­redes en un tono más pálido del mismo color del suelo. Prueba el esponjado, el punteado, el arrastre o marmolado, utilizando el color del suelo como base con una capa ligeramente más clara encima.

En una vivienda pequeña, usa un solo recubrimiento de suelo, porque la mirada pasa de una habitación a la otra aumentando el tamaño aparente de la casa.

Si no puedes cambiar los suelos, pon una moqueta de dibujo sencillo en el recibidor y el pasillo y repite los colores en las habitaciones que dan a estas piezas. Cuando planees esquemas de color para habita­ciones pequeñas, procura crear una unidad visual.

Colores de suelos y moquetas

Esto no significa que todas las habitaciones vayan a verse iguales, lo que podría ser aburrido; usa una paleta de colores parecidos, en diferentes dibujos y texturas. Empapela la sala con un papel estampado y utiliza el mismo dibujo para la tela de las cortinas. En el comedor se puede usar un dibujo coordinado más sencillo y colocar estores bordeados con una cenefa de tela que repita el dibujo de las cortinas de la sala, creando de esta manera una uniformidad muy sedante.

Camuflaje

Decora las paredes con sencillez y combina el trata­miento de las ventanas con el del fondo para que la pared no sea una distracción visual. Elige unas corti nas que no presenten complicaciones, sin drapea-dos, volantes ni frunces, o decídete por unos estores simples de un color y dibujo parecidos a los de la pared. Pinta los elementos como las ventanas, las puertas, las chimeneas y los radiadores del mismo color de las paredes, para que se desvanezcan sobre el fondo, o bien decóralos de modo que formen parte del esquema de color. A veces puede resultar perfecto un tratamiento de camuflaje completo, con un cielo con nubes o una escena submarina pinta­dos por encima de paredes y muebles. Una de las formas más eficaces de sacar partido a los pequeños espacios y a los techos bajos es mediante el truco del trampantojo, pintando una vista que sugiera un cielo sin límites y un paisaje lejano.

Decoración con materiales naturales

Next

Deja un comentario